Agricultura y Jardinería | ¿Cómo elegir un sistema de riego por goteo?


Hay varias soluciones, según lo que se necesite regar, ya sean macetas o grandes hectáreas de cultivos, se distinguen principalmente entre dos formas de instalación: superficiales y subterráneas.

Las instalaciones subterráneas a diferencia de las superficiales se suelen instalar a 50/60 cm de la planta bajo tierra, con esto se consigue un mayor crecimiento radicular y una mejor conservación del agua bajo tierra. Este tipo de instalaciones suele realizarse en árboles o en climas muy secos.

Las instalaciones subterráneas suelen realizarse en horticultura y se pueden emplear tuberías más finas y delgadas que irán por la superficie empapando el suelo gota a  gota.

 

Tipos de tuberías para riego por goteo

 

Las más comunes son las de 4mm y las de 16mm.

Las de 4mm suelen usarse para la jardinería, son perfectas para una pequeña instalación de hasta 15 metros lineales.

Las de 16mm son las más utilizadas en para la agricultura, ya que permite realizar sistemas de riego más grandes y complejos.

A estas tuberías se le suelen insertar goteros, la gran ventaja frente a otro tipo de tuberías es que permiten situar cada gotero en el lugar exacto y asi aprovechar al máximo el agua.

Las tuberías que funcionan con goteros son las convencionales de polietileno.

- Este tipo de tuberías permiten situar cada gotero en el lugar correcto que haga falta, de esta manera aprovechamos al máximo el agua y regamos con precisión.

- Según la carencia hídrica de cada planta se pueden incorporar y combinar diferentes tipos de goteros, o microdifusores.

En nuestra Tienda Online puedes encontrar todos los elementos necesarios para tu sistema de riego por goteo.

 

Otro tipo de tubería muy utilizado tanto en jardinería como en agricultura son las tuberías que funcionan sin goteros, es decir, llevan integrados unos pequeños poros o goteros en su interior, suelen ser la usadas en instalaciones subterráneas.

 

 

Tipos de goteros para jardinería y agricultura

 

Según la forma de abastecer el agua, hay diferentes goteros, autocompensantes (caudal constante y autocompensante), regulables y microaspersores. Según las necesidades hídricas de la planta, el terreno y la dimensión del sistema necesitará un modelo de gotero u otro.

- Goteros Regulables. Este gotero admite ajustar el caudal, hasta 60 litros/hora. Es ideal para plantas que se encuentran en crecimiento o zonas expuestas a condiciones de temperatura y humedad muy variadas.

- Goteros de caudal constante (no regulable).  Llegan a un caudal fijo y suministran la misma cantidad de agua. Este tipo de goteros son ideales para las plantas que necesiten siempre la misma cantidad de agua, es decir, ejemplares ya adultos y que están en sitios en los que se puede controlar sus condiciones atmosféricas para tener siempre las mismas necesidades de agua. Este tipo de goteros vienen siendo los más sencillos y económicos.

- Microaspersores. Estos tienen un riego en forma de lluvia fina. La diferencia en relación a los otros aspersores convencionales es que tienen una gota más fina (o, incluso, funcionan como nebulizadores) y riega a una distancia de hasta 5m. Este tipo de aspersores se suelen instalar para el riego de césped, aromáticas, macizos florales…

- Goteros autocompensantes. Son goteros de caudal constante (no regulable), capaces de compensar las diferencias de presión para asegurar el mismo caudal. Los goteros. 

Ventajas del riego por goteo

Este sistema permite un máximo ahorro de agua al suministrar a cada planta solo el agua necesaria. Además, tiene unas ventajas para el crecimiento de la planta:

- Favorece la formación de una raíz primaria, es la que crece verticalmente hacía abajo, en lugar de superficial. Estas raíces tienen mayor alcance de absorción y reserva de agua. De lo contrario, las raíces ramificadas y superficiales disponen de menor capacidad de absorción y se exponen más al sol, frío, viento…

- No se produce exceso de agua o encharcamiento. De esta manera, se evita la aparición de podredumbre y la proliferación de hongos en nuestros cultivos. También se evitan las pérdidas de nutrientes, que suele ser muy habitual cuando se hacen riegos excesivos.

NOTA: Es muy importante regar a primera hora de la mañana y al atardecer, si se riega con temperaturas elevadas la planta no puede asimilar el agua, y además podría quemarse.

 

Accesorios de un sistema de riego por goteo convencional

Reductor de presión. Este componente es para evitar la acumulación de cal o sedimentos que contiene el agua y evita la obturación en las tuberías o goteros.

- Tubería. Hay de diferentes grosores, el que más se utiliza suele ser de 16mm de diámetro.

Piezas de conexión (Codos, enlaces, válvulas de cierre…) y de sujeción (grapas, guías, soportes…)

- Goteros.  Cogen el agua de la tubería y la suministran a la planta gota a gota.

- Tapón de finalización. Se sitúa al final de las tuberías.

NOTA: Le recomendamos que ponga un programador, así nos aseguramos que el riego es preciso en el momento adecuado

 

Mantenimiento de los goteros

Es muy probable que con el paso del tiempo tu instalación de riego por goteo tenga obturaciones, y esto hace que descompense tanto la presión de los puntos del circuito como la cantidad de agua emitida y merman el buen funcionamiento general.

Para evitar estas obturaciones hay diferentes productos, la mayoría de naturaleza ácida, que logran la limpieza del sistema. Se puede diferenciar entre limpiezas de mantenimiento (las que se hacen, por ejemplo, una vez al mes) y limpiezas profundas, cuando aumenta la materia ácida y se cierran todos los goteros.

Fuentes de Información: 

http://www.leroymerlin.es/productos/jardin/riego/riego_por_goteo/como-elegir-un-sistema-de-riego-por-goteo.html

https://twenergy.com/a/que-es-el-riego-por-goteo-1708


Comentarios

Deja tu Comentario

Enviar